Para sobrevivientes de un evento cardíaco

¿Estás en riesgo?

¿Cuáles son los factores que ponen en peligro la salud del corazón? ¿Qué podés hacer al respecto?

Comprender los factores de riesgo

Conocer los riesgos de enfermedades del corazón es el primer paso para tomar el control de la salud de tu corazón. Cuantos más factores de riesgo tengas, más probabilidades tendrás de sufrir un ataque al corazón o un ataque cerebral. Algunos factores de riesgo no se pueden controlar, sin embargo, muchos si.

En primer lugar, hay algunos factores que no podés cambiar:

Edad

Debido a que tus arterias se vuelven más gruesas y rígidas a medida que envejecés, tu riesgo de enfermedades cardiovasculares aumenta. Además, la incidencia de ciertos factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión arterial, aumenta también con la edad.

Genética

Si alguien en tu familia biológica ha tenido enfermedades del corazón, tenés un riesgo más alto, pero el estilo de vida sigue jugando un papel clave. Por ejemplo, si un miembro de tu familia ha tenido un ataque al corazón debido a factores de riesgo, tales como una dieta incorrecta o fumar, pero tiene un estilo de vida saludable, el riesgo es diferente.

Género

Mientras que la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte tanto para hombres como mujeres en países desarrollados y emergentes, hay algunas diferencias clave entre los géneros. Las mujeres tienden a experimentar ataques cardíacos unos 10 años más tarde que los hombres. Además, las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de morir dentro de las primeras semanas después de sufrir un infarto cardíaco.

Pero hay muchas cosas que podés hacer para reducir tu riesgo:

Fumar

Los fumadores tienen 2,4 veces más probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Sin embargo, el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular puede reducirse a la mitad en solo un año si se abandona el cigarrillo. Echá un vistazo a nuestros consejos útiles sobre cómo dejar el hábito de fumar de una vez por todas.

Falta de actividad física

Las personas que hacen regularmente ejercicio moderado o riguroso pueden reducir su riesgo de enfermedad cardíaca en un 30-40 por ciento y su riesgo de accidente cerebrovascular en un 25 por ciento. Y por cada hora de ejercicio regular, se ganan alrededor de dos horas de vida. Intentá una meta alcanzable como 30 minutos de ejercicio al día. Buscá ayuda para encontrar una rutina que puedas cumplir.

Tener sobrepeso

Si tenés sobrepeso, tu riesgo es más alto. Sin embargo, perdiendo tan solo 4,5 a 9 kilos podés disminuir tu riesgo de enfermedad cardíaca.

Dieta grasa, azucarada y salada

Una dieta alta en grasas saturadas, grasas trans, azúcar, colesterol y sodio aumenta el riesgo de ataque al corazón como también de un accidente cerebrovascular. Tratá de agregar más frutas y verduras a tu plato, y al mismo tiempo reducí el consumo de alimentos procesados o fritos en aceite. Disminuí el tamaño de las porciones y asegurate de tomar mucha agua. Aprendé acerca de los 10 mejores alimentos cardiosaludables.

Colesterol LDL (colesterol malo)

El colesterol LDL obstruye las arterias y pone en riesgo la salud cardiovascular. Si bien los genes influyen en los niveles de LDL, también la falta de ejercicio y una dieta alta en grasas saturadas, grasas trans y colesterol. Tratá de comer más fibra y pescado.

Hipertensión

La hipertensión arterial es un importante factor de riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Si tenés presión arterial alta, podés controlarla mediante la adopción de una dieta baja en sal, grasas saturadas, colesterol y alcohol. La actividad física y la baja de peso también son clave en la reducción de la presión arterial.

Diabetes

Incluso cuando los niveles de glucosa están bajo control, la diabetes duplica el riesgo de enfermedades cardiovasculares. En la diabetes, es importante controlar los otros factores de riesgo. Mejorar la dieta, bajar de peso, dejar de fumar, hacer ejercicio y tomar medicamentos puede hacer una gran diferencia.

Averiguá cuál es tu riesgo

Unite a nosotros en el Programa Cuido Mi Corazón y empezá por conocer tu riesgo. Obtené un plan personalizado que te ayudará a reducir el riesgo y disfrutar de un estilo de vida saludable para el corazón.

Manos dando apoyo